Capítulo 8 - Administración pública y vida privada.

Fragmento: Calles con nombres.
[Páginas 243]

En el diario cuenta, además, que habiendo cortado el quebracho más alto, la gente lo llevó hasta su rancho para orear hasta que se pudiera hacer una cruz; una vez logrado el objetivo trasladaron la obra esculpida con la inscripción “In Hoc Signo Vinces” y la colocaron en el centro de la plaza. Todo el mundo se arrodilló por orden de Rocamora y rezaron el Credo en voz alta.
Después se repartieron los solares según lo que se había dispuesto cuando sacaron los “boletines” del sombrero de Rocamora, quien según sus palabras: “lo mantenía un hombre a su altura” mientras él llamaba por lista. Allí se anotaba el nombre del extractor y el sitio que le correspondía. A los vecinos les costó entender el nuevo orden, tanto que nadie comprendía en qué consistía la división. Por eso Rocamora les hizo traer palos para identificar el sitio que les correspondía.
El fundador quería que los ranchos ubicados en las cuadras sur y norte de la plaza fueran de mejor construcción. Él veía la “pobretería” de la gente que estaba reunida y consideraba que éstos sólo podían construir “habitaciones ridículas”, por eso dijo a todos los presentes que los que estuvieran en condiciones de hacer “un buen rancho capaz y con paredes al menos de adobe crudo” se borraran de “la lista general para colocarlos por sorteo particular en la...

No hay comentarios: