Una historia entrerriana para todos

Por Gustavo Rivas
Fuente:
http://www.gurivas.blogspot.com/


Sí, para todos. Y es también, el texto que estaba faltando. Hasta ahora, cuando el lector medio quería saber sobre el pasado entrerriano tenía dos alternativas: o el texto simple orientado a la enseñanza primaria, o las enjundiosas obras de los autores clásicos, atiborrados de fechas, nombres y citas que terminaban desmotivando al lector no iniciado en la disciplina.

NI PENSAR EN UN LIBRO
Esta carencia había sido advertida hace diez años por las profesoras Elisa María Fernández y María Luisa Melchiori. Ellas se proponían elaborar un texto que pudiera se útil a los docentes y que fuera accesible también para aquellos que no lo son. Cuando nació la iniciativa, el trabajo iba a ser parte de un manual para cuarto grado que había pensado realizar el marido de Luisa; ellas tomarían la parte de historia. Y si bien el manual no llegó a concretarse –luego vinieron muchos cambios en los contenidos curriculares- la idea siguió latiendo y los trabajos preparatorios comenzaron. Pero ni remotamente pensaron por entonces que podían terminar en un libro. El objetivo era más modesto, iniciaron la investigación, organizaron la información y adaptaron el contenido hacia el público al que se orientaba. Tenían una buena relación con Silvia Razzetto de Broggi que había trabajado sobre el pasado de Gualeguaychú junto a Nati Sarrot y Marco Aurelio Rodríguez Otero en sus ya célebres Cuadernos. Entonces pensaron en una publicación periódica en forma de fascículos y encontraron en Chichito Lapalma un apoyo entusiasta, cuando las abrió las puertas de El Día para canalizar esa divulgación. Así fue como nació allá por el 2000, la serie que marcó un jalón y aún hoy muchos la recuerdan. Se denominó Entre Ríos, un espacio con historia y se publicaron en El Día, veintinueve exitosos fascículos.

UN PROGRAMA INTERESANTE
La serie terminó, pero en los tiempos subsiguientes, las autoras advirtieron que la necesidad continuaba insatisfecha, ya que muchas docentes seguían manifestando las dificultades que tenían para acceder a las fuentes. Pero todavía no estaba la idea del libro.
Publicar hoy día en Argentina, por más loable que sea el objetivo, está reservado –lamentablemente- a los autores exitosos ya impuestos, o bien a quienes cuentan con medios para solventar sus propias ediciones. Quienes no revistan en alguna de esas categorías, sólo tienen como posibilidad, acceder por vía de certámenes, concursos o programas especiales, al apoyo editorial que les posibilite la publicación.
Y un día las autoras pensaron en la posibilidad de insertar su proyecto en el marco del programa Identidad Entrerriana. Se trata de un programa que funciona dentro de un esquema más abarcador montado por el C. F. I. Consejo Federal de Inversiones. Este organismo, integrado por todas las Provincias y el Gobierno Autónomo de Buenos Aires, cumple ahora cincuenta años de existencia. Sus numerosos programas, no sólo comprenden la financiación de las obras de infraestructura sobre que a diario nos informan los medios, sino que también asigna fondos federales para la realización de programas de identidad e integración cultural de las distintas regiones del país. En ese proyecto se insertó nuestra provincia allá por 1996 y desde entonces se puso en marcha el programa Identidad Entrerriana que actualmente coordina con mucha solvencia Alfredo Ibarrola. En sus etapas iniciales, el apoyo se orientó hacia la investigación de las distintas corrientes de inmigrantes que poblaron Entre Ríos. Luego se incorporaron trabajos de las áreas de la cultura, el arte, el medio ambiente. Numerosas iniciativas de nuestra ciudad han podido implementarse por vía de este programa; entre otros, recordamos los de Susana Lizzi, María Eugenia Faué, Zulma Nicolini, Silvio Vivo, Cristian Gauna, Patricia Watters, la restauración de la Capilla San Ignacio, entre otros.

ENTONCES, AL LIBRO
Pues bien: un día las autoras se plantearon la posibilidad del libro por esa vía y decidieron presentar el proyecto. Cumplieron todos los requisitos formales de la presentación, con sólo la razonable esperanza de quien sabe que está compitiendo con otros muchos proyectos que ni conoce. Hasta que un día les llegó la noticia de que su proyecto había sido aprobado: ahora sí, podía ser una realidad.
Y ya lo es: acaba de salir a la luz con el título ENTRE RÍOS, huellas de nuestra historia, fue impreso por Delta Editora en la segunda quincena de Julio de 2009, su primera tirada es de 1.000 ejemplares, tiene 341 páginas, fue corregido por Norma Martínez de Martinetti; el diseño -que incluye el de la tapa- es de Delfina Martinetti y ésta ha sido ilustrada por la Arq. Marina Sosa. El libro ya está en nuestras librerías y próximamente, en fecha a fijarse, será presentado en Gualeguaychú por Gustavo Cichero. Será una excelente oportunidad para que los gualeguaychuenses tengamos la oportunidad de volver a escuchar a este brillante joven historiador gualeyo.

EL CONTENIDO…
Cuando uno empieza a recorrer los diez capítulos en que se divide la obra, advierte enseguida lo que se anticipa en el subtítulo: lo de aquí y lo de allá, hasta 1810. No cubre entonces la totalidad de la historia entrerriana -esfuerzo casi inalcanzable en una sola publicación- aunque las autoras no descartan la prosecución de la obra, lo que seguramente se verá alentado por el éxito de esta primera parte, que descontamos. También se advierte lo que preanuncian con aquello de lo de aquí y lo de allá: no sólo nos cuentan lo que fue pasando por estas tierras (no podemos decir provincia, ya que como tal nace en 1814), sino que lo contextualizan – mostrándonos la interconexión- con lo que ocurría en otras partes del mundo, fundamentalmente en Europa y el resto de América. Esa característica expositiva constituye uno de los mayores atractivos del libro. Muchos docentes chocaban con ese problema, ya que la historia entrerriana a la que accedían estaba escrita con ese criterio estanco de escuela primaria -como lo denominan con acierto en el prólogo- pero sin el anclaje sistematizado con los acontecimientos concomitantes en el resto del mundo. Otra característica positiva, es el haber sido escrito con lenguaje sencillo, fraseo claro y entendible y la vez, con un contenido muy conceptual.

…TAMBIÉN FILOSÓFICO
Y aquí aparece el aporte de Maria Luisa Melchiori que no es profesora de Historia, sino de filosofía. ¿Y qué tendrá que ver? se preguntará alguno; mucho y valioso. María Luisa, desde su disciplina, escruta la estructura del pensamiento de nuestros aborígenes y reconstruye sus actitudes ante el dolor, la vida, la muerte, le cielo, la naturaleza. Y por contraposición con la cosmovisión del europeo en los mismos tiempos, surge ante el lector a través del análisis y la comparación, una concepción integradora de nuestro pasado que no habíamos tenido en otros libros.
Para hacer más amena aún la lectura, el libro no nos atosiga con fechas, se limita a las estrictamente necesarias y en todo caso nos encasilla en el siglo correspondiente para no perder la sincronía. Aunque los entendidos dispondrán de una completísima bibliografía y las fuentes documentales. El lector se encontrará con otras sorpresas multidisciplinarias cuando avance en su lectura: alusiones a nuestra geografía, fauna, flora, toponimia originada en los idiomas de las naciones indígenas que nos precedieron, la vinculación con Santa Fe, la Bajada, las dificultades de los primeros cruces del Paraná, las guerras en esta zona y el Uruguay. También nos habla de los primeros pobladores de Gualeguaychú, el Obispo Malvar y Pintos, el Rey Carlos III, Tomás de Rocamora y cómo la acción de esos personajes se ensambla para que nosotros -primero como aldea- pudiéramos nacer. Y no queremos avanzar más en el contenido porque algún posible lector no muy sacrificado podría darse por enterado. Pero sí en cambio, queríamos mostrar dosificado el contenido, sólo para dar la idea de que se trata de una obra que por un lado esperaban los docentes y por otro, sorprenderá a los no iniciados, que a veces le tienen miedo a la historia. Esta no muerde: sólo atrapa.

No hay comentarios: